Cruz Velacuy

La fiesta de la "Cruz Velacuy" se desarrolla cada año en los andes peruanos cada 3 de mayo; con el objetivo principal de rendirle culto a las cruces que existen por cientos en nuestra región. Su origen se remonta a las primeras décadas el siglo XVIII, cuando era una festividad privada o familiar relativamente modesta sin la fastuosidad que hoy ostenta.

 

La Cruz es el símbolo del cristianismo; es a su vez para los católicos la representación de la pasión de Jesucristo. Luego de producirse la conquista de los españoles, la cruz fue uno de los elementos de lucha ideológica para evangelizar a los americanos y también para facilitar su adoración obligatoria. Los "extirpadores de idolatrías" (sacerdotes católicos) al destruir los santuarios incas tuvieron especial cuidado en colocar cruces en lugar de sus deidades.

 

Hasta mediados de nuestro siglo el Cruz Velacuy no tuvo una real importancia en el calendario festivo de nuestra ciudad; y es que después del terremoto de 1950 que asoló Cusco, recién empezó a ganar popularidad en el medio urbano, ya que con anterioridad ésta era considerada una festividad rural o de "indios".

san-blasss 

Existen básicamente dos tipos de cruces: las movibles son casi siempre de madera y en los diferentes actos de la festividad pueden ser transportadas en procesión a diversos lugares y las inamovibles que generalmente están labradas en piedra o manufacturadas en concreto, casi siempre están en las proximidades de las iglesias, por su naturaleza no pueden ser transportadas, por lo tanto todas las ceremonias en su honor se hacen en el mismo lugar.

Para la celebración de la fiesta religiosa, los vecinos de un barrio, comunidad campesina o una institución, se organizan con anticipación, y designan a un mayordomo o “carguyoc”, cada año. Este carguyoc será el responsable de planificar la próxima celebración, por lo que con seis meses de anticipación pedirá donativos para organizar y presentar en el día central. Esta solicitud o donación se llama “jurk’a” muchas veces pide ayuda a sus familiares, amigos y personas cercanas con solvencia económica. Para j’urkar el mayordomo lleva casa por casa, una banda de músicos y una bolsa de panes especiales, muy sabrosas , luego de que acepten el donativo, toman cerveza y bailan unos minutos al interior de la vivienda visitada.

La velada de las cruces, inicia el 2 de mayo con el traslado o bajada de las cruces desde las cumbres de los cerros o santuarios donde se encuentran hasta la casa del mayordomo, allí se arma un altar, se toca música típica, como sacra o huaynos, hoy en día, se contratan orquestas y prenden juegos artificiales para darles luz y color a la festividad. El día central es el 3 de mayo, aquí las cruces son llevadas a los templos por sus devotos para la misa central, en medio de una cuadrilla bulliciosa de danzarines. En Cusco existen varias cruces con historias, algunas como San Francisco, Recoleta, Teteqaqa, Zarumilla, Independencia, Puma Moqo, Almudena, entre otros.